Empresa familiar legendaria

Por: Miguel Ángel Eslava B.

Las empresas exitosas, legendarias o que perduran en el tiempo, poseen características propias, por lo general asociadas a su génesis, razón de ser, evolución y gestión, que las hacen diferentes entre ellas. No hay una escuela de negocios que enseñe la receta  o modelo que asegure el éxito sostenido de una empresa. Lograr ser una empresa legendaria, una leyenda exitosa y modelo a seguir, es como esculpir una pieza de arte y requiere de ese artista con visión, estrategia, principios y valores, objetivos claros, dedicación, perseverancia, amor, flexibilidad, conocimiento, recursos y herramientas adecuadas. En definitiva, es una combinación de muchas cosas, que no necesariamente se tienen claras, ni se dispone de ellas, en las primeras de cambio de la empresa, pero que se van estructurando, construyendo, encontrando, mejorando y aprendiendo en el camino y en la evolución del proyecto empresarial, y que dependerá de la capacidad de apertura al conocimiento y la información y la disposición al mejoramiento continuo del orfebre. De allí que cada empresa, exitosa o no, es una historia “fascinante”, que deja un aprendizaje valioso. Esto es el sentimiento que se recoge cuando se conversa e intercambia ideas y opiniones con los fundadores, líderes y gerentes de PYMES o grandes empresas; familiares o no familiares; de capital abierto o cerrado.

Por otro lado, hay que dejar claro, que hoy día, las empresas u organizaciones empresariales, disponen de conocimientos, herramientas y recursos validados que apalancan su gestión, permitiéndoles llegar en convertirse en leyendas, admiradas y tomadas como ejemplo en el mundo empresarial. A continuación se destacan algunos de los atributos empleados por las empresas legendarias, que les ha permitido llegar a ser exitosas, evolucionar y mantenerse en el tiempo, al pasar de una generación a la siguiente.

Visión, misión y valores.- Pilares de la planificación, estratégica y operativa, de cualquier empresa, la cual debe ser progresista y flexible, para permitir revisarla y adaptarla de acuerdo a los cambios y oportunidades que se presentan en el entorno. No debe ser un decreto, escrito sobre piedra, sino por el contrario institucionalizarla e internalizada en la organización y no hacerla persona dependiente.

Aprendizaje continuo.- Las organizaciones deben estar abiertas a desaprender para facilitar la búsqueda de nuevos conocimientos, tecnologías, innovaciones, procesos y fomentar la creatividad, a todos los niveles de la organización. Las empresas efectivas se dan la oportunidad de poner sobre el escritorio los procesos y modelos que han venido utilizando, por muchos años, y brindarse la oportunidad de descartar los obsoletos, actualizar algunos de los que se tienen e incorporar nuevos procesos y conocimientos que le agregaran valor al negocio. No necesariamente lo que funciono en el pasado funcionará ahora o en el futuro.

Tecnología de información y comunicación.- Aún cuando este componente no es la panacea, definitivamente, es uno de los elementos diferenciadores de las empresas de vanguardia. Es la herramienta que bien gestionada se puede convertir en el mejor aliado, el catalizador, del crecimiento y evolución del negocio. El acertado manejo de la data, y por ende de la información, le permitirá a las empresas manejar mejores indicadores de gestión y tomar mejores y oportunas decisiones estratégicas y operativas. No hay que olvidar que la automatización de procesos operativos y administrativos, también aportaran una mayor eficiencia de los procesos rutinarios y en especial en aquellos incentivos de mano de obra.

El talento.- Definitivamente, las empresas exitosas y que perduran en el tiempo siempre se han rodeado de los mejores. Si no lo cree, sólo basta con mirar la historia o la evolución de algunas empresas venezolanas exitosas y que han perdurado en el tiempo, superando en forma exitosa los cambios generacionales, como Polar, Clover, Grupo Cisneros, Empresas Mendoza, Tamayo & Cia., Supermercados San Diego, Farmatodo, Excelsior Gama Supermercados, Central Madeirense, etc. El talento y el conocimiento es la mejor inversión que puede hacer una empresa, si no cuenta con estos dos activos difícilmente puede conseguir mejorar, crecer y mantener competitivo en el mercado.

En el caso específico de las empresas familiares, en donde el fundador o líder de turno se ve en la difícil tarea de gestionar, en forma simultánea, los aspectos emocionales relacionados con la familia y los racionales vinculados al negocio, los estudiosos de la materia plantean que el diseño e implementación del “Protocolo Familiar” (documento marco y constituyente) puede impactar positivamente en la gestión del negocio y normar de las relaciones entre los miembros de la familia propietaria, accionistas y los empleados de la empresa[1], permitiendo manejar en forma fluida y transparente las relaciones entre la familia y la empresa y, por otro lado, facilitar el proceso de continuidad y sucesión generacional del negocio. Los expertos también recomiendan el desarrollo e implementación de un buen “Código de gobierno corporativo”, mediante el cual se logra diseñar, organizar y estructurar las políticas, lineamientos y normativas para asegurar una gestión armónica y transparente del negocio, a los ojos de sus relacionados más importantes (accionistas, miembros de la familia propietaria, proveedores, banca, clientes, empleados y comunidad en general).

En definitiva, el objetivo de las empresas familiares no es llegar a ser la mejor, sino mantenerse, crecer y perdurar en el tiempo siendo la mejor. La empresa de hoy debe ser competitiva y como tal debe ser lo suficientemente flexible para adecuarse continuamente a las exigencias del mercado y su entorno en general, para evolucionar y asegurar, de esta forma, su continuidad en el largo plazo. Para lograrlo debe promover la innovación y creatividad aplicada a los procesos y a sus  productos y/o servicios; la eficiencia en uso de sus recursos, procesos y gestión; la motivación, compromiso, preparación y desarrollo de su personal y el liderazgo del equipo gerencial.


[1] Corporación Andina de Fomento – CAF “Manual de Gobierno Corporativo para empresas de capital cerrado: Manejo empresarial eficiente y transparente”. Edición Caracas – Venezuela, agosto 2006, Pág.52

Publicado por Miguel Ángel Eslava Blanco

Director de LÍDER Consultores, empresa de consultoría en Gestión de Empresas Familiares, Emprendimiento y Desarrollo de Negocios, Comercialización y Transferencia de Tecnología. Contacto: +58 414 3806286 / +57 318 5066014 / eslavama@gmail.com / www.migueleslava.co

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea tu página web en WordPress.com
Empieza ahora
A %d blogueros les gusta esto: